Divorcio

Published On: marzo 30, 2018

Divorcio

«Mike, tenemos que hablar», dijo Kate en cuanto Mike entró por la puerta.

«¿Y ahora qué, Kate?» Respondió con voz resignada.

«Mira, no quiero pelear. No se trata de nosotros, sino de Charlie», le explicó Kate.

Con cara de recelo, Mike preguntó con cautela: «¿Y Charlie?».

«Mike, apenas tiene cinco años y está asustada por todas las peleas».

«Sé cuántos años tiene nuestra hija, Kate. Y supongo que todas las peleas son culpa mía», replicó. «Recuerda que no soy el único que grita y chilla. Si no estuvieras constantemente esperando en la puerta armado para la batalla cuando llego a casa, ¡quizás no pelearíamos tanto!».

Respirando hondo, Kate intentó arrancar de nuevo. «Mira. He terminado de señalar con el dedo. Sé que no eres el único en estas peleas. Ambos tenemos parte de la culpa, pero no podemos siquiera existir en la misma casa sin lastimar a nuestra hija. Creo que es hora de separarnos. He hablado con mi madre y me ha dicho que Charlie y yo podríamos quedarnos con ella una temporada. Mike, ¿qué te parece?»

«No estoy seguro de qué pensar…» Los hombros de Mike se desplomaron hacia delante. «Sé que lo que dices es una opción, pero tengo tanto miedo de perder a mi hija. No creo que debas irte. Tendremos que esforzarnos más. Tú deja de regañar y yo dejaré de reaccionar».

«No es tan sencillo», dijo negando con la cabeza. «En este momento, no creo que tengamos otra opción. Creo que tengo que hacerlo por mí y por Charlie».

«¿Por qué me preguntaste si ya habías tomado tu decisión? Te digo que no puedes quitarme a mi hija así como así». A medida que Mike hablaba, su voz iba ganando volumen hasta gritar las últimas palabras.

«¿Ves lo que quiero decir? Siempre acabamos gritando. ¡Hago lo que es mejor para Charlie! ¡Me voy, y no puedes detenerme!» Kate gritó de vuelta.

«¿Y tú, Kate? ¡Creo que estás haciendo lo que es mejor para ti! ¡Charlie es sólo tu excusa!»

Al cabo de dos horas, el pequeño apartamento estaba en un silencio inquietante. Kate se había ido con Charlie y Mike había desaparecido al no poder soportar el silencio. La completa falta de emoción mostraba el cascarón vacío de lo que una vez fue un hogar. Todo lo que quedaba era una familia rota con una niña atrapada en medio.

Por desgracia, estas situaciones de separación y divorcio son demasiado comunes, y muchas personas acaban tomando decisiones difíciles mientras reaccionan con emoción. Los padres tienen la carga añadida de tener en cuenta el bienestar mental y físico de sus hijos. The Irving Law Firm, ha tenido experiencia ayudando a familias en situaciones similares.

La Opinión De The Irving Law Firm:

¿Quién tiene razón aquí? Por desgracia, en estas situaciones rara vez hay una respuesta clara, correcta o incorrecta.

Ambos progenitores tienen los mismos derechos de custodia en este momento. No hay nada legalmente que impida a Kate mudarse y llevarse a Charlie, igual que no hay nada que impida a Mike hacer lo mismo. Hasta que las partes no tengan un acuerdo escrito o una orden judicial en vigor, se encuentran en una situación que me gusta llamar «tierra de nadie de la custodia».

Entonces, ¿cómo resolver una situación en la que las partes, literalmente, ya no pueden vivir juntas y una necesita mudarse? La regla número uno es pensar en el niño. Lo más probable es que el niño sienta cierto apego por su habitación, la casa y el barrio, y quiera quedarse en la casa. Eso no significa que «el niño siempre se vaya con la casa», pero sin duda es una consideración a tener en cuenta. Además, ¿cuáles son las necesidades del niño? ¿Está uno de los progenitores mejor preparado (es decir, tiene un horario de trabajo más flexible) para atender las necesidades cotidianas del niño, como llevarlo y traerlo del colegio y de las actividades, supervisar los deberes, preparar las comidas, etc.? Si es así, suele tener sentido que el menor se quede principalmente con esa persona hasta que las partes puedan llegar a un acuerdo formal o el tribunal pueda resolver los problemas.

La regla número dos es mantener el contacto con el progenitor no custodio. Eso significa ser razonable a la hora de negociar un régimen de visitas o de estudiar las solicitudes de visitas. La negativa de un progenitor a permitir las visitas al otro progenitor se verá con muy malos ojos si el asunto llega a los tribunales. Un régimen de visitas satisfactorio será aquel que garantice un contacto frecuente y recurrente con cada progenitor, pero que al mismo tiempo proporcione al menor la mayor estabilidad posible. Eso también significa facilitar las conversaciones telefónicas entre el niño y el progenitor que no tiene la custodia y mantener al progenitor informado sobre las citas médicas, las funciones escolares y otros asuntos importantes.

Si las partes no pueden sortear con éxito la «tierra de nadie de la custodia», cualquiera de los progenitores puede presentar una petición de custodia ante el tribunal de menores y de relaciones domésticas. Un abogado puede informarle mejor sobre qué esperar si las cosas llegan a ese punto. Una advertencia: aunque los tribunales son bastante diligentes a la hora de tramitar y programar estos asuntos con rapidez, nunca debe contar con una reparación inmediata por parte del tribunal. Por eso es mejor que las dos partes dejen a un lado sus diferencias personales y sigan un par de reglas sencillas.

Si está interesado en obtener más información sobre la separación o el divorcio, póngase en contacto con nuestros abogados especializados en divorcios del norte de Virginia por correo electrónico o llámenos al (703) 844-4118

    Para Una Evaluación De Su Asunto Legal Llámenos O Envíenos Un Correo Electrónico Abajo

    Aviso legal: Ponerse en contacto con nosotros a través de los formularios y el teléfono del sitio web no crea una relación abogado-cliente.

      Para Una Evaluación De Su Asunto Legal Llámenos O Envíenos Un Correo Electrónico Abajo

      Aviso legal: Ponerse en contacto con nosotros a través de los formularios y el teléfono del sitio web no crea una relación abogado-cliente.